Historia de Disciplina Positiva

Historia de Disciplina Positiva El modelo de clases para padres y escuelas está basado en Alfred Adler y Rudolf Dreikurs.

El Dr. Adler introdujo la idea de educar a padres en audiencias de los USA en 1920. Invito a tratar a los niñ@s con respeto pero también argumentaba que consentir y sobreproteger a los niñ@s podría traer problemas sociales y del comportamiento.

Relacionado con las ideas Adler, Dreikurs introduce el concepto de metas erradas del comportamiento, las cuales están basadas en una necesidad del niñ@ por participar y sentirse importante dentro de un entorno social.

En 1980 Lynn Lott y Jane Nelsen asisten a un taller realizado por John Taylor. Y después de esto Lynn comienza a realizar talleres y con ayuda de algunas personas escribe el primer manual de enseñanza para padres.

Jane Nelsen como directora del proyecto ACCEPT (Conceptos Alderianos de Consultoría para alentar a padres y maestros) obtuvo muy buenos resultados orientando a padres y profesores en la disciplina con sus niñ@s, tanto, que el proyecto obtuvo una concesión para ser difundido en los demás distritos escolares de California. Y en 1981 Jane Nelsen escribió y publicó su libro de Disciplina Positiva.

En 1988, Jane Nelsen y Lynn escriben el libro actualmente, llamado Disciplina Positiva para Adolescentes y empezaron a enseñar a través de clases experimentales, habilidades para padres y manejo en el salón de clase.

Desde entonces, la serie de Disciplina Positiva ha crecido teniendo títulos que se refieren a diferentes edades, contextos familiares y situaciones especiales.

I. Qué es Disciplina Positiva

Es una metodología basada en la filosofía de Alfred Adler y Rudolf Dreikurs y a través de su implementación enseña a las personas ser responsables, respetuosas y miembros recursivos dentro de su comunidad.

Todos los libros de Disciplina Positiva1 y talleres2, con métodos no punitivos; proveen a los padres, maestros y otros líderes de comunidad, herramientas que les permitan desarrollar tanto en niñ@s como en adultos habilidades significativas para desempeñarse efectivamente en la sociedad. Los métodos están basados en:

  • Transmitir el mensaje del amor y respeto, creando sentido de conexión y pertenencia.
  • Ser firme y amable al mismo tiempo.
  • Identificar las creencias detrás del comportamiento. Una disciplina efectiva, es aquella que entiende las razones por las cuales los niños hacen lo que hacen y trabaja en cambiar esas creencias, en lugar de tratar simplemente el comportamiento.
  • Aprovechar los errores como hermosas oportunidades de aprendizajes
  • Permitirle a los niños explorar las consecuencias de sus decisiones (a través de preguntas curiosas) en lugar de imponerles consecuencias (una forma de castigar disimulada) para que paguen por sus errores.
  • Enfocarse en soluciones: Involucrando al niño en la creación de ellas.
  • Enseñarles habilidades interpersonales e intrapersonales como: Autodisciplina, autocontrol, autoevaluación, cooperación, comunicación asertiva y empatía hacia los demás.
  • Invitar a los niños a percibirse como una persona capaz con un propósito de vida. Anima el uso del poder personal y autonomía.
  • Fomentar la motivación intrínseca.

Disciplina Positiva enseña estos principios a través de la experiencia ya que estamos convencidos que el aprendizaje es más efectivo cuando se tienen la oportunidad de experimentarlo. Por lo tanto las clases de Disciplina Positiva están llena de ejercicios que les permiten a los participantes reflexionar y tener conciencia hacia dónde quieren llevar la educación de sus niños.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Otras Publicaciones

Audio 1: Programación soltar la ansiedad del resultado Hola soy

Recuerdo hace algunos años que tuve una paciente de 35

Hola soy Mónica Ramírez, te quiero compartir este audio de

icon-whatsapp

Agenda tu cita

Scroll to Top